El Joint Venture como vehículo de inversión

En lo últimos años, Colombia ha sobresalido en América Latina y el mundo como un atractivo destino para la inversión extranjera directa. Las empresas usualmente tienen tres estrategias para realizar su inversión que les permite aprovechar nuevos mercado y geografías.
 

La primera consiste en realizar una inversión “greenfield”, es decir realizar una inversión directa en nuevas instalaciones, por ejemplo mediante la creación de una planta en un país extranjero para producir bienes a nivel local. La segunda estrategia se fundamenta en realizar procesos de fusiones y adquisiciones (M&A) de una empresa local o parte de ella lo, que le permite aprovechar su capacidad de producción local. Por último, la tercera estrategia consiste en la cooperación con una empresa local mediante la participación en un “joint venture” o alianza.

 

Los Joint Ventures (JVs) son una estructura corporativa en la que dos o más partes crean una compañía independiente mediante la financiación y gestión conjunta, compartiendo sus beneficios y pérdidas.

 

Una alianza en forma de una JV es favorable para atraer inversionistas extranjeros porque les permite compartir los riesgos, las utilidades y las capacidades en el desarrollo de un nuevo mercado, producto o tecnología con un socio local. De igual forma, permite combinar conocimientos técnicos complementarios o poner en común recursos para el desarrollo de la producción u otras instalaciones. Para empresarios locales, conseguir capital extranjero puede ser clave para expandir operaciones, lanzar nuevos productos o recuperarse de una situación financiera desfavorable. Para los inversionistas o las empresas extranjeras, tener un socio estratégico local facilita la apertura de nuevos mercados y reduce las barreras de entrada.

 

El proceso de establecer una JV implica varios pasos, como estudios de mercado, búsqueda de socios, evaluación de opciones, planeación estratégica, valoraciones de negocio, negociaciones, debida diligencia, entre otros. También se involucran procedimientos legales, como la firma de acuerdos de Joint Venture y la constitución de una nueva sociedad. La estructuración del JV puede plantear un desafío cuando las partes son de dos jurisdicciones culturales, económicas y legales diferentes. Debido la complejidad de negociar y estructurar este tipo de alianza, las partes hacen bien en asesorarse con firmas expertas en estructuración de proyectos, como bancas de inversión o consultoras.

 

Una vez que ambas partes hayan llegado a un acuerdo sobre cuestiones fundamentales como la naturaleza comercial, el alcance y los objetivos de inversión de la JV, la empresa se ​​constituirá y se decidirá cuál es la estructura legal apropiada.

 

Además, existen beneficios tributarios al estructurar una nueva sociedad conjunta. Las transferencias de bienes pueden ser organizadas para evitar ganancias que afecten la base impositiva de los cedentes y la combinación de dos empresas puede permitir el de uso atributos fiscales (por ejemplo, las pérdidas de una empresa podrán compensarse con los ingresos de la otra empresa a reducir los impuestos combinados).

 

La importancia de los Joint Ventures radica en la facilidad para atraer inversión extranjera directa y fomentar las alianzas estratégicas entre empresarios colombianos e inversionistas internacionales. Estas alianzas con claves para aumentar la competitividad de la industria colombiana a nivel local e internacional.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Los retos de la Agroindustria: un problema de tierras

April 25, 2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo